Nike Tennis Leather Shoes

El buda de oro muy bonito e incluso una mujer nos explicó (a su manera) cómo hacer algunos de sus rituales (pasar por debajo de una barca, subir a una árbol y tocar el dong. Fue un momento bastante gracioso xD. El mercado nocturno también nos gustó bastante, con mucha vida y ajetreo, mucha variedad gastronómica y buenos precios..

También decidimos visitar el Museo de los Oasis, que se encuentra en el mismo ksar. Creo que la entrada nos costó 20 dh y no contratamos guía porque es uno de los pocos lugares donde todo está explicado con paneles informativos en varios idiomas, incluido el castellano. Consta de una veintena de salas que muestran las diferentes facetas de la vida tradicional de la región, explicadas mediante objetos antiguos, fotos, mapas, textos y maquetas.

Le costó, y no solo por el parón veraniego. Mucho más adaptado el británico ya en el torneo, desplegó un tenis muy firme que obligó al espaol a un examen duro para ser el estreno. Para el físico y para la cabeza, pues hubo de templar nervios con los parones por la lluvia, uno breve al principio, otro de media hora al final del primer parcial, y otro más de casi dos horas cuando ya encauzaba el segundo parcial con 2 0.

Ruiz Alonso sabe de lo que habla. Hace dos aos vivió en carne propia un incendio en la sierra de Gata, en Extremadura. Estaba en la localidad de Villamiel. Las altísimas temperaturas registradas ayer a lo ancho y a lo largo del país decantaron en un cielo furioso que, cuando promediaba la mitad del partido, detonó. La fuerte actividad eléctrica detuvo por primera vez el partido a los 8,40 minutos del tercer cuarto cuando Argentina se imponía por 1 a 0 con gol de Delfina Merino de jugada. Hasta allí, con Las Leonas sin córners cortos a favor, tenían las mejores ocasiones a partir del palo de Carla Rebecchi y de los pases precisos de la mejor Sub 23 del mundo, Lucina von der Heyde..

Se divierte. Se ríe. Nada lo perturba. Los desgraciados que no pueden pagar su deuda hipotecaria se quedan en la calle, son acogidos por familiares o, directamente, se tiran por la ventana. Mientras que los bancos son socorridos sin más argumento que «el hundimiento de la economía» en caso de no hacerlo. Respecto a los que corren riesgo de perder más de 100.000 euros, dos apuntes: en primer lugar, conocían el riesgo de que esa cantidad no estaba garantizada, fue su decisión correrlo, igual que fue decisión de cada uno hipotecarse o no, y bien que lo están pagando, y a usted le parece muy lógico; y en segundo lugar, mientras familias enteras están en la más absoluta quiebra económica y social, por sus «malas decisiones económicas», no sé a cuento de qué debe importarnos a los demás las grandes corporaciones empresariales.

Deja un comentario